OMBUSGAY

OMBUSGAY

sábado, 22 de septiembre de 2012

POLITICAS PÚBLICAS Y DIVERSIDAD SEXUAL


POLITICAS PÚBLICAS Y DIVERSIDAD SEXUAL

POR ENRIQUE ADAR GUADARRAMA ZEA


A partir de 1997, con la llegada de los gobiernos de izquierda en el Distrito Federal, ocurrió una serie de reformas e iniciativas de ley que permitieron concretar diversos cambios legislativos, gran parte de los cuales produjeron nuevos derechos sociales que hoy benefician a diversas personas, la izquierda en la Ciudad de México cumple 14 años gobernando, y cada año se han comprometido considerables recursos públicos para apoyar a los más desfavorecidos, se han apoyado a los pobres, a los desempleados, a los jóvenes recién egresados que no encuentran empleo, a los discapacitados, a las madres solteras, se ha dado pensión a los adultos mayores, se creó la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, se han asignado becas para estudiantes de bachillerato, la entrega de útiles escolares a menores y jóvenes en escuelas públicas, la dotación gratuita de medicamentos; seguro en contra de la violencia familiar y otro para niñas o niños que pierden a sus padres o tutores,  se ha protegido a la familia y a los grupos vulnerabilizados, se han tratado los temas de género, y se han reivindicado los derechos de la diversidad sexual, se ha ampliado el matrimonio para todos, se han apoyado a los transexuales, es decir se han implementado políticas y cambios legislativos para proteger socialmente a la familia.[1]

En cuanto a las políticas públicas en relación a los derechos humanos y la diversidad sexual, es importante que las autoridades no solo del Distrito Federal sino de otras ciudades del país eliminen las “razias” que, disfrazadas con el fin de obtener o buscar armas o drogas siempre incluyen la detención de disidentes sexuales, también se debe eliminar prejuicios y banderas de salvaguardar la moral pública. 

En el Plan Nacional de Desarrollo 2007 – 2012 estableció la obligación de contar con el Programa Nacional de los Derechos Humanos (2007 -2012), anunciado por la Secretaría de Gobernación en agosto de 2008, y que tiene como objetivos fortalecer la perspectiva de derechos humanos en la elaboración de las políticas públicas, fortalecer e institucionalizar mecanismos jurídicos y administrativos que garanticen la promoción y protección de los derechos humanos, consolidar una cultura de respeto a los derechos humanos y fortalecer el cumplimiento de las obligaciones internacionales de nuestro país en la materia[2]. 

Mención especial merece el Diagnóstico de Derechos Humanos del Distrito Federal,[3] instrumento que identificó los principales obstáculos que impiden a las personas que transitan o habitan en la Ciudad de México el ejercicio o goce efectivo de sus derechos humanos, y que hoy en día constituye un referente obligado a nivel nacional e internacional, por ser la única experiencia en su tipo para una ciudad. 

Una política es que en el Distrito Federal se aspira al título de ciudad amistosa para la comunidad gay, de acuerdo con declaraciones del Secretario de Turismo, Alejandro Rojas Días Duran[4], “las recientes reformas al código civil local que permiten casarse a las parejas del mismo sexo contribuye a que la Ciudad de México pueda convertirse en un destino amigable para la comunidad gay, al igual que otros lugares con buenos resultados”.[5] 

“Esto incrementara el número de visitantes, por lo que se promoverá y asistirá la inversión en infraestructura hotelera, servicios turísticos y otras atracciones para la comunidad gay, debido a que el 15% del turismo mundial es gay, el cual realiza una importante contribución económica en los lugares que visita durante las vacaciones, por esta razón menciona enfáticamente que los negocios especializados en este sector de la población serán más promocionados y se pondrá más interés en este mercado en crecimiento”[6]. 

Como ejemplo menciona a New York y San Francisco, así como Buenos Aires y Toronto, que reciben millones de dólares durante las vacaciones por este sector de turistas, y explica que en la Zona Rosa donde se encuentran lugares como bares, restaurantes y otros centros de entretenimiento para compañeros homosexuales, y ellos podrán abrir hoteles específicos para la comunidad gay.[7]

[1] Batres Guadarrama Martí. Objeciones de la memoria. Derechos de las familias en la Ciudad de México, Opinión, El Gráfico, México, viernes 18 de febrero de 2011, p.16.
[2] NEXOS, los derechos humanos a juicio, México, diciembre de 2008, pp. 30-57.
[3] Ídem.
[4] DF aspires to gay friendly title, The News, year 60, number 125, Mexico City, Wednesday, December 30, 2009.
[5] Ídem.
[6] Ídem.
[7] Ídem.