OMBUSGAY

OMBUSGAY

sábado, 22 de septiembre de 2012

DEMOCRACIA Y DIVERSIDAD SEXUAL(antecedentes)


DEMOCRACIA Y DIVERSIDAD SEXUAL(antecedentes)

POR ENRIQUE ADAR GUADARRAMA ZEA


El proceso de instauración de la democracia en nuestro país, y en específico en la Ciudad de México, iniciado aproximadamente hace tres décadas, ha generado cambios significativos en las leyes, las instituciones y las reglas relativas a la organización y el ejercicio del poder público. Parte de este cambio se debió en gran medida a la participación decidida y activa de la sociedad civil, y a la conversación directa con la ciudadanía y en este caso me refiero a las personas que integran la diversidad sexual, la cual ha denunciado el abuso y el ejercicio discrecional del poder público, y al mismo tiempo planteó los cambios necesarios para someterlo a normas institucionales democráticas.

 Actualmente, en los estados que se consideran democráticos,  los derechos se han convertido en un elemento fundamental de la legitimidad de los poderes públicos. El ejercicio de los poderes democráticamente conquistados debe corresponderse con una política de respeto y compromiso con los derechos; de otra forma, los poderes públicos enfrentarán, cuando menos, un déficit en su legitimidad de ejercicio.[1]

Estamos convencidos que gracias a la consistencia de las iniciativas ciudadanas y a la perseverancia de sus promotores, los poderes en el Distrito Federal establecieron gradualmente un conjunto de nuevas leyes y organismos públicos que persiguen diversos propósitos, tales como salvaguardar y promover los derechos humanos no sólo de las personas LGBTTTI, sino de toda la población en general, por lo que el sentido común nos dice que mientras el poder siga en manos de unos pocos y no en manos de las personas, así como internalizar e inculcar la ciudadanía que vigile el actuar de nuestros representantes para evitar que el poder sea usado para oprimir.

Por lo que la lucha por la igualdad de derechos tiene mucho qué ver con el ejercicio de una democracia plena y la universalidad de los derechos humanos. También consideramos que los ciudadanos[2] del Distrito Federal deben contar con la igualdad de derechos, atribuciones y obligaciones de que gozan los ciudadanos en otras entidades federativas de la República, para lo cual es importante y  necesario un proyecto de Constitución Política para la Ciudad de México. En este proyecto se deben considerar los tres poderes u órganos de gobierno de la capital así como una parte dogmática que garantice los derechos humanos.

El académico Héctor Salinas nos menciona que la ciudadanización apareció como un concepto encontrado entre dos posiciones: como una necesidad ligada a la lucha por los derechos humanos, y en la búsqueda del derecho a la diferencia y, en consecuencia, el reclamo de políticas públicas, lo cual es apuntado desde un recorrido por las demandas del movimiento de la disidencia sexual[3].

Señala Héctor Salinas: “Nombrar es existir, por lo tanto, investigar y escribir sobre disidencia sexual desde teorías que provienen del feminismo y que critican las interpretaciones biologicistas sobre la sexualidad, es enfrentar la invisibilidad que la sociedad utiliza como mecanismo de exclusión de todas las personas no normativizadas por la heterosexualidad.”[4]Nosotros agregaríamos que es importante no sólo escribir y nombrar, sino también movilizarse y denunciar la discriminación, y exigir derechos como adecuar el nombre y registro de sexo en un acta de nacimiento y en el resto de documentos oficiales, los cuales deben estar de acuerdo con la identidad o expresión de género de las personas, para participar en condiciones de igualdad para acceder a un puesto público y tomar parte en la toma de decisiones de los asuntos públicos.

En el caso de la comunidad LGBTTTI, no se garantiza el derecho de libertad o igualdad sólo por tener acceso a mayor diversión y espacios de recreación, debido a que el derecho a la igualdad y libertad van más allá de los espacios cerrados. Deben de garantizarse estos derechos en los espacios públicos, exigiendo derechos a la igualdad, a la transparencia, al acceso a la información, la libertad de expresión y de prensa,  a la no discriminación, a ser elegidos, a votar, a ejercer derechos civiles y políticos, así como al derecho de asilo político por motivo de orientación sexual[5]. Pero también ejercer los derechos económicos, sociales y culturales, así como derechos sexuales; ya que los espacios no sólo son los antros o discotecas (espacios cerrados o guetos) o el día del orgullo gay o marcha de la diversidad[6], pues libertad también es la facultad de expresar el amor a su pareja en los espacios públicos, en el derecho a elegir sobre su cuerpo, en el derecho a elegir contraer matrimonio o no, o adoptar o no hijos, pero sobre todo durante el periodo de elecciones, deben tener la opción de elegir miembros de la misma comunidad para que los representen en las cámaras. Los ciudadanos que integran el colectivo LGBTTTI, la diversidad sexual o los disidentes sexuales, también deben ser responsables en la ciudad y en la sociedad en que les corresponde vivir, y una forma de ser responsables es asumir nuestro derecho al voto y a ser votados o elegidos como representantes.

Exigir que se acabe la discriminación de personas transgénero y transexuales en el IFE, aun cuando en este año 2010 se ha dado el primer caso de solicitud formal de cambio de sexo, para lo cual se ha creado un protocolo de ese Instituto para la transición y no discriminación de los derechos de las personas transgénericas y transexuales del IFE[7], lo cual contribuiría a una mayor participación de los disidentes sexuales en los procesos de elección.

Sin embargo, cuando se logra que un representante acceda al poder legislativo, en la comunidad LGBTTTI vuelven los desencantos, ya que la democracia representativa, no es tal. Es decir, las deliberaciones, las que involucran a toda la colectividad, no son tomadas directamente por quienes forman parte de ella, sino por personas elegidas para este fin, eso es todo, y de ahí en adelante no existe una figura de rendición de cuentas de su gestión a quienes los eligieron o la revocación de mandato; por ello la minoría sexual y en general la ciudadanía de México no se encuentra representada, pues el Estado Mexicano en lo formal es tiene la representación del pueblo, pero no significa que sea democrático.

En el caso de la diversidad sexual, el representante es llamado a cuidar y garantizar los intereses específicos de un cierto núcleo de población, una minoría sexual diferente a la heterosexual. Sin embargo se convierte en un delegado ya que como menciona Norberto Bobbio:[8] la democracia participativa tiene las siguientes características: a) en cuanto goza de la confianza del cuerpo electoral, una vez elegido ya no es responsable frente a sus electores y en consecuencia no es revocable; b) no es responsable directamente frente a sus electores, precisamente porque él está llamado a tutelar los intereses generales de la sociedad civil y no los intereses particulares de esta o aquella profesión. Vemos claramente que no está de acuerdo con una democracia participativa (socialista); es decir el reconocimiento de los derechos de las personas de la diversidad sexual.

En cuanto a la democracia y los disidentes sexuales, podemos mencionar que los representantes en las cámaras locales y federales aún no legislan para todos, pues incluso cuando la Constitución menciona el derecho a la igualdad y la no discriminación, los disidentes sexuales todavía no cuentan con todos sus derechos. Caso paradigmático es el de la comunidad “T” (transgénero, travesti, transexual) quienes viven en la exclusión social, sin acceso a servicios y derechos básicos; no cuentan con oportunidades laborales como el resto de la población; sumado a la violencia que viven, y que en algunos casos llega a los crímenes de odio.

Los disidentes sexuales generalmente en política electoral no tienen representación en las cámaras locales y en el gobierno electo, esto pasa en toda la república mexicana, no es exclusivo de México, es un fenómeno que se repite en todo el Tercer mundo, generalmente no tienen voz, por lo cual la Ciudad de México se pone a la par de otras ciudades del mundo cosmopolita como la ciudad de Nueva York y San Francisco, quienes tienen representantes, o que existen candidatos que intentan atraer el voto de los disidentes sexuales

En cuanto a la Ciudad de México, el acceso a todos los derechos humanos, es un caso sui generis puesto que se realizaron modificaciones a la legislación[9] que han permitido un avance en materia de derechos humanos y democracia. Pero por otra parte las autoridades (en específico las de seguridad pública o del metro, así como los ministerios públicos) no se sensibilizan respecto al tema de diversidad sexual. Un avance en cuanto al respeto de los derechos humanos en la Ciudad de México se refiere al de la comunidad “T” (transgénero, travesti, transexual), ya que al combatir la discriminación, el prejuicio y la marginalidad, no sólo los beneficia a ellas o ellos, pues en realidad beneficia a todos los ciudadanos. Para la comunidad “T”, luego de entrar en vigor la reasignación para la “concordancia sexo-genérica[10] en el Distrito Federal, la Defensoría de Oficio capitalina implementó un programa de asesoría legal gratuita para los nuevos juicios de cambio de nombre y sexo, a la par, la Clínica Especializada Condesa[11] diseñó un modelo de salud dirigido a la comunidad transgénero y transexual, el cual incluye, en su primera fase, psicoterapia y tratamiento hormonal.[12]

Con el cambio jurídico de nombre y sexo, la erogación económica para interponer un juicio de esta categoría está por encima de la solvencia monetaria de un sector socialmente marginado y excluido del campo laboral. Además, la diputación local todavía no ha legislado en materia de salud, a fin de garantizar que los servicios públicos brinden atención médica para reasignación sexo genérica, al igual que ya ocurre en otros países, Cuba es un caso concreto. La cubana Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual de la Isla (Cenesex) habló del trabajo que realiza Cuba en materia de educación sexual y sobre la percepción que tiene su padre (el presidente Raúl Castro) del trabajo  que hace el Cenesex, comentó:

aun mi padre ha tenido que irse educando en los temas de sexualidad (…) Él es parte de la población cubana, que también se educa, aprende y también está cambiando constantemente (…) El respeta mucho el rigor del trabajo en el Cenesex y lo más importante es que existe un dialogo”

¿Aun en el tema de la transexualidad?, se le cuestionó: “Claro que sí, lo ha tenido que entender y mirarlo bajo la dimensión de los derechos (…) Lejos de lo que podría pensar, en Cuba es un tema relativamente viejo. Desde los años ochenta ya se estudiaba la posibilidad de hacer una política de salud que atendiera a quienes son transgéneros. Actualmente estas personas tienen derecho a cambiar su identidad y pueden acudir a la salud pública para cirugía y apoyo psicoemocional”.

No obstante la apertura, agrega: “existen ciertos espacios donde hay resistencias, como en el mismo Partido Comunista o en algunas instancias de gobierno, pero el país está en un proceso de mayor apertura en los temas de sexualidad.[13]

Valoramos el que la comunidad “T” cuente con defensoría legal, con psicoterapia y con tratamiento hormonal, lo que ayudará a disminuir los costos económicos, sociales y de salud a cargo de estas personas. Hay que reconocer que esto no se habría dado en México sin la lucha de esta misma comunidad y sus asociaciones, así como de personas defensoras de los derechos humanos para todos, impartiendo pláticas y cursos de sensibilización, defensa de derechos humanos y no discriminación, con perspectiva de género y de diversidad sexual, así como el acceso que los grupos lésbicos gays han obtenido de los partidos de izquierda en candidaturas para el Congreso y la Asamblea de Legislativa del Distrito Federal.

Coligado a lo anterior, es importante resaltar que el Programa de VIH/SIDA del D.F. puso en marcha en la clínica Especializada Condesa un proyecto de atención médica para la población Transexual, el cual busca ser modelo replicable en todo el sistema de la capital mexicana. En su primera etapa, está enfocado a disminuir daños a la salud, brindar terapias hormonales, psicoterapias, así como prevención, detección y tratamiento de ITS[14].

Diego Lizarazo Arias[15], doctor en Ciencias Sociales y docente de la UAM, considera que es ilusorio que se crea que los spots electorales realmente tienen un efecto significativo en las personas, pues imposibilitan la verdadera interlocución con la sociedad.[16]

Si cada año se gasta tanto dinero en armas de fuego, en el combate al narcotráfico y en la lucha contra el crimen organizado para que la ciudadanía pueda gozar de paz temporal y de seguridad, ¿por qué no gastar sumas similares a favor del respeto a los derechos humanos, y en este caso de políticas públicas de combate a la discriminación por orientación sexual, en una educación con perspectiva de género y no discriminación? También sería muy importante que en la Constitución de la República se estableciera la figura jurídica de las acciones colectivas, que permita que cualquier persona pueda presentar una acción a nombre toda la colectividad y que el sentido sea favorable para todos

Nos parece importante tocar el tema de la iniciativa de reforma política que en el mes de diciembre propuso el Sr. Felipe Calderón, para promover la participación ciudadana en las decisiones políticas y pasar del “sufragio efectivo a la democracia efectiva”[17] dentro de las cuales menciona la participación política de los ciudadanos mediante la iniciativa ciudadana, las candidaturas independientes y el referéndum.

Desde el punto de vista, la iniciativa ciudadana tiene la finalidad de permitir que la agenda política se nutra con temas de interés para la sociedad. Sin embargo, habla también de la reelección de diputados y senadores, utilizando como argumento la profesionalización de los políticos y el acumular experiencia. Es notorio que no existen las condiciones para la reelección porque no existen transparencia y rendición de cuentas de los legisladores  actuales. Por el contrario se la pasan viviendo del presupuesto público, pues es común que estos funcionarios salten de diputados locales a diputados federales, después a senadores o gobernadores y finalmente regresan a ser diputados locales  por otros partidos y así sucesivamente. En este sentido la ciudadanía y en este caso los disidentes sexuales deben ser más participativos e informarse de quiénes son los candidatos y cómo se han desempañado. No debemos olvidar que las últimas elecciones presidenciales no fueron legítimas; se necesita que los electores decidan quién legisla y quién gobierna, y castigar a los partidos que no buscan el bienestar común de la sociedad.

No olvidemos las deficiencias del sistema político mexicano, con mínima transparencia y rendición de cuentas, con partidos políticos que derrochan los recursos y que son monopolios de la actividad política, con legisladores que piensan en el siguiente escalón a un puesto político. Estas reformas políticas que sugieren la reelección de legisladores no resuelven de fondo los problemas estructurales de la democracia. Debemos buscar una democracia más plural, equitativa, representativa e incluyente, que no limite a los ciudadanos para privilegiar a los partidos. Donde estén representados los disidentes sexuales por lo menos con el aseguramiento de una acción afirmativa que reserve cuota de miembros de esos disidentes sexuales, tal como el caso de las mujeres, en la representación ante las cámaras.

Como menciona el doctor en Ciencias Sociales Bernardo Pérez Soler: “este es el momento de que la ciudadanía asuma su responsabilidad histórica. Debemos reforzar al Congreso para que cumpla su función original, debemos reclamar el Congreso para nosotros. Allí deben estar los líderes campesinos y de barrios, los líderes en defensa de los derechos de las mujeres, los empresarios, los intelectuales… los que sí quieren trabajar y de hecho trabajan para el bienestar general y no solamente para conservar sus privilegios” [18], pero sobre todo, debe haber representantes de la comunidad LGBTTI.

Fervientemente se cree que los actores de la comunidad LGBTTTI deben tener una participación más amplia, considerando participar en la vigilancia y denuncias oportuna ante la opinión pública y las instituciones adecuadas de aquellos elementos que afecten los procesos electorales y el pleno ejercicio de los derechos humanos de las y los ciudadanos, logrando posicionar el interés ciudadano y en específico la agenda de la diversidad sexual en la contienda política, buscando la calidad de las campañas políticas, la transparencia, la rendición de cuentas y el acceso a la información, reducir los costos de las elecciones, las campañas y los partidos políticos, fortalecer la participación ciudadana en la organización y vigilancia de las elecciones, y primordialmente garantizar el ejercicio de los derechos político electorales para la construcción de la ciudadanía.

Existen algunas luces que apuestan en la democracia en México, como el que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, como un poder independiente, el que haya reconocido el derecho pleno de las parejas homosexuales a adoptar y haya rechazado el juicio de la PGR contra las reformas al Código Civil del Distrito Federal.[19]

Sin embargo, hay que entender que es importante que los disidentes sexuales se presenten como candidatos y que sean elegidos, pues tener amigos en las cámaras no es suficiente, por muy buenas intenciones que este tenga, la comunidad LGBTTTI debe tomar decisiones al respecto, acabar con los mitos contra los disidentes sexuales, esto puede lograrse eligiendo a líderes que sean disidentes sexuales, que sean visibles, que puedan sentar las bases, que puedan inspirar respeto no sólo a su comunidad, sino a los más jóvenes que necesitan de ejemplos que generen esperanza, orgullo, arraigo e identidad, por este motivo los primeros disidentes sexuales que se elijan deben ser fuertes y no ser comparsas en las legislaturas, deben ser dinámicos  y constantes e incorruptibles, que sean orgullosos de lo que son y de a quien representan además de tener arraigada la responsabilidad del rendimiento de cuentas.


[1] Ferrer Mac-Gregor Eduardo y Miguel Carbonell, Compendio de Derechos Humanos, textos, prontuario y bibliografía, Editorial Porrúa, segunda edición, Comisión Nacional de los Derechos Humanos, (México, 2007), p. IX.
[2] Dentro de los cuales también deben estar incluidos los ciudadanos disidentes sexuales, así como las personas indígenas, a las cuales deben garantizarles sus derechos.
[3] Salinas Héctor. Disidencia sexual e identidades sexuales y genéricas, CONAPRED (México, 2006) pp. 10-11.
[4] Ídem.

[5] Bastida Aguilar Leonardo. Mexicanos homosexuales encabezan listas de solicitudes de refugio en Canadá,  Son perseguidos por su orientación sexual en sus países de origen; funcionarios canadienses. En muchos casos, sus propias familias les ayudan a salir del país; académicos. México DF, marzo 27 de 2009. http://www.notiese.org/notiese.php?ctn_id=2768 consultado el día 11 de septiembre de 2010.

[6] Se celebra en México durante el mes de junio, la XXXII Marcha del Orgullo LGBTTTI; la Marcha del Bicentenario, tendrá verificativo el sábado 26 de junio de 2010 a las 11:00 horas saliendo del Monumento a la independencia con dirección al Zócalo Capitalino.
[7] Urrutia Alonso. Hay prácticas discriminatorias en el IFE, considera 53% de personal encuestado, Mandos superiores, entre los principales responsables, señalan, en La Jornada, sección Sociedad y Justicia, México, miércoles 28 de abril de 2010, p. 50.
[8] Bobbio Norberto. “El Futuro de la Democracia” Fondo de Cultura Económica, México, pp. 56-57.
[9] Como por ejemplo se tipificó la discriminación por orientación sexual en el art. 206 del Código Penal para el Distrito Federal en enero de 2006, se creó la Ley para Prevenir y Erradicar la Discriminación en el Distrito Federal en julio de 2006, se aprobó la Ley de sociedades de convivencia en marzo de 2007, se decretó el 17 de mayo como día de lucha contra la homofobia en mayo de 2007, se declaró a la Ciudad de México como Gay Friendly en agosto de 2007, se reconoció el derecho a la identidad de género de personas travestistas, transgénericas y transexuales, modificaciones al Código Civil y al Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal en noviembre de 2008. La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal cuenta con un programa de atención para la diversidad sexual y para las personas con VIH, también existe el programa de salud para la población Transgénero y Transexual, de agosto de 2009. Se tipificaron los crímenes de odio el 20 de agosto de 2009. Se reconoció el matrimonio entre personas del mismo sexo, reformas que entraron en vigor el 4 de marzo de 2010. Se creó el Centro Comunitario de Atención a la Diversidad Sexual en abril 08 de 2011.
[10] Derecho a la identidad de género de personas travestistas, transgénericas y transexuales, modificaciones al Código Civil y al Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal en agosto de 2007.
[11] Está ubicada en la Calle de Benjamín Hill # 24, Col. Condesa en la Delegación Cuauhtémoc en el Distrito Federal, En el año 2000 ante la creciente demanda de usuarios de población abierta con VIH-SIDA y debido a que el Distrito Federal se presentó como la entidad más afectada por la epidemia, reportándose de 1983 a 1999 un total de 12 l69 casos, equivalentes al 28% del total de la población de todo el país, el Gobierno de la Ciudad de México, el 20 de Enero del año 2000 realizó la adecuación del inmueble que ocupaba la Clínica de Especialidades No 1 y se inauguró la Clínica de Especialidades Condesa, la cual tiene como objetivo otorgar atención y tratamiento a usuarios de población abierta adulta con VIH -SIDA: que no cuenten con seguridad social y que sean residentes del Distrito Federal. A principios del año 2001 ante el cambio del Gobierno de la Ciudad de México, que define como una de sus políticas prioritarias atender el problema del VIH/SIDA, se establece en la Secretaria de Salud, el 5 de marzo del 2002, el programa de VIH/SIDA de la Ciudad de México. http://www.cvihc.salud.df.gob.mx/clinica-condesa/index.php?option=com_content&view=article&id=1:clinica-condesa&catid=1:latest-news, Última actualización ( Martes, 15 de Septiembre de 2009 )
[12] Rea Tizcareño Christian. Abre GDF defensoría legal, tratamiento hormonal y psicoterapia para población trans” en NotieSe, México DF, agosto 04 de 2009. En http: www.notiese.org/notiese.php?ctn_id=3113 consultado el día 24 de julio de 2010.
[13] Medina Antonio. Cuba avanza en materia de sexualidad, entrevista a Mariela Castro Espín, en suplemento Letra S, del periódico La Jornada,  No. 159, México, octubre de 2009, p. 9.
[14] ITS (Infecciones de Transmisión Sexual)
[15] Fue galardonado con el Premio Simón Bolívar de Investigación en 2008.
[16] 2Campañas electorales, de la propaganda política a la publicidad mercadológica”; en LETRA S, Salud, Sexualidad, Sida, Suplemento mensual, Número 156, La Jornada, México, 2 de julio de 2009, pp. 4-5.
[17] Zavala Saeb Paola. Letra muerta, en El Universal, sección Opinión, México, lunes 21 de diciembre de 2009, p. A20.
[18] Pérez Soler Bernardo. “Candidatos ciudadanos ¡ya!”, en El Universal, Opinión, México, lunes 21 de diciembre de 2009, p. A20.
[19] Avilés Carlos. “Parejas homosexuales podrán adoptar: Corte, Ministros emiten criterios que impactarán en el resto del país”. Sección Nación, El Universal, México, martes 17 de agosto de 2010, p. A4.