OMBUSGAY

OMBUSGAY

jueves, 16 de agosto de 2012

LA ORIENTACIÓN SEXUAL


LA ORIENTACIÓN SEXUAL

por Enrique Adar Guadarrama Zea, Maestro en Defensa y Promocion de los Derechos Humanos, por la UACM

 

La diversidad sexual es el conjunto de las diferentes formas de vivir la sexualidad.[1] La orientación sexual se refiere al sujeto(s) de los deseos eróticos, amorosos o sexo afectivo de una persona, la orientación puede ser homosexuales, lésbica o bisexual; tener un antecedente personal en la inclinación, o bien ser identificado o identificarse con alguna de ellas.[2] La orientación sexual es diferente del comportamiento sexual porque se relaciona con los sentimientos y la auto-imagen. Algunas personas deciden expresar, o no, su orientación sexual. Sin embargo algunos factores de cambio para la aceptación de la diversidad sexual ha sido la separación paulatina entre sexualidad y reproducción, esto debido a la revolución sexual y a los nuevos métodos anticonceptivos, la sexualidad se ha vuelto poco a poco en una forma de placer y de comunicación, ha ido más allá de la concepción biologicistas, se han aceptado cada día una amplia gama de prácticas sexuales, incluyendo las homoeróticas.[3]

1.1.          Concepto


En cuanto a los diferentes tipos de orientación sexual, se habla de homosexuales, lesbianas, bisexuales y heterosexuales.

La orientación sexual es una atracción constante hacia otra persona en el plano emotivo, romántico, sexual o afectivo. Es fácil diferenciarla de otros componentes de la sexualidad, incluso del sexo biológico, la identidad del género (el sentimiento psicológico de ser hombre o mujer) y el papel social que conllevan los géneros (tales como adhesión a ciertas normas culturales relacionadas con el comportamiento femenino o masculino).[4]

La orientación sexual existe en torno a un continuo, que abarca desde la homosexualidad exclusiva hasta la heterosexualidad absoluta e incluye diversas formas de bisexualidad. Las personas bisexuales pueden sentir una atracción sexual, emotiva y afectiva hacia ambos sexos. Las personas que sienten una orientación homosexual se denominan gay (tanto hombres como mujeres) o lesbianas (solamente para referirse a las mujeres).


Otra definición es: La orientación sexual[5] es la organización específica del erotismo y el vínculo emocional de un individuo en relación con el género de la pareja involucrada en la actividad sexual. Puede manifestarse en forma de comportamientos, pensamientos, fantasías o deseos sexuales, o en una combinación de estos elementos.

1.2.          Factores que condicionan la orientación sexual



Existen varias teorías sobre los orígenes de la orientación sexual: hoy día la mayoría de los científicos considera que la orientación sexual es probablemente el resultado de una compleja interacción de factores ambientales, cognitivos y biológicos. En la mayoría de las personas la orientación sexual se determina a una edad muy temprana.



En la actualidad se ha podido comprobar que la biología, incluso los factores hormonales genéticos o innatos, desempeña un papel importante en la sexualidad de las personas. En síntesis, es importante reconocer que pueden  existir  diversos motivos que explican la orientación sexual de una persona y que éstos son diferentes en cada caso.[6] La orientación sexual no es una opción, los seres humanos no pueden escoger ser homosexuales o heterosexuales. Para la mayoría de las personas, la orientación sexual se define al comienzo de la adolescencia, sin necesariamente pasar por una experiencia sexual.  Si bien se tiene la opción de actuar, o no, en relación a esos sentimientos, los psicólogos no consideran que la orientación sexual sea un acto consciente que podamos cambiar a voluntad.[7]

1.3.          La identidad sexo genérica


 


La identidad de sexo-género[8] se refiere a la vivencia profunda e individual del sexo o del género, tal como cada persona la siente y la vive internamente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento y con el género socialmente asociado a aquél. La identidad de género se establece entre los 12 y los 18 meses de edad y es inmodificable, mientras que el cuerpo, los aspectos fenotípicos del sexo sí son modificables.[9] La discordancia entre identidad de género y sexo biológico puede llevar a la modificación de los aspectos somáticos y funciones corporales a través de medios hormonales, quirúrgicos o de otra índole (siempre que los mismos sean libremente escogidos), así como de las expresiones de género que incluyen la vestimenta, forma de hablar y comportamientos.



En español, el uso indiscriminado de los términos “sexo” y “género” provoca que no se incorpore o se tergiverse la perspectiva de género, así como una enorme confusión y falta de identificación de la desigualdad social basada en la diferencia sexual como argumento naturalizador y base justificatoria de la discriminación de género; es decir, a partir de las capacidades (que son algo potencial y elegible y no un destino irrenunciable, a pesar de que así lo indique el mandato social) de las mujeres a concebir, gestar, parir y amamantar, se hace una extensión de estas funciones biológicas a funciones sociales, lo que conlleva la adscripción de las mujeres al ámbito privado y su reclusión en el hogar para que se dediquen al cuidado de “otros”, por lo tanto, se les excluye del acceso a la igualdad de derechos, oportunidades, trato, condición y posición en el mundo público[10].



Marta Lamas refiere que cruzar el umbral del género para arriesgarse a pensar las implicaciones de esa diferencia insondable del cuerpo es el actual desafío de un pensamiento crítico feminista. Es decir, que el sujeto es construido en sistemas de significados y representaciones culturales, encarnado en un cuerpo sexuado, sin olvidar los intersexos asumir la duplicidad biológica básica del sujeto nos hace reconocer el peso y la especificidad de la diferencia sexual.[11]



Lamas menciona que la investigación, el debate y la reflexión sobre el género han puesto en jaque ideas sobre lo que es ser mujer o ser hombre. Sin embargo la diferencia sexual constituye algo más que esa referencia sobre lo cual simbolizamos y construimos la cultura, refiere que Linton señalaba que todas las personas aprenden su estatus sexual y los comportamientos apropiados a ese estatus. Dentro de esa línea  se concebía la masculinidad y la femineidad como estatus instituidos que se vuelven identidades psicológicas para cada persona.



Es relevante mencionar los diferentes términos que se han usado para aludir a las diversidades sexuales. Entre los órganos de las Naciones Unidas, no hay uniformidad en los conceptos utilizados. Algunos relatores especiales y tribunales internacionales usan el término de “minorías sexuales” o “disidentes sexuales”.[12]



El problema que plantean estas expresiones es que es un vocabulario político “que tiende a perpetuar la idea de la sociedad como intrínseca y normalmente heterosexual”.



Por otra parte, la mayoría de los documentos internacionales se refieren a “orientación sexual”, aunque también en ocasiones usan el de “preferencia sexual”. En las decisiones de las Cortes Europea e Interamericana de Derechos Humanos, en algunos de los informes de relatores especiales, y en normas de organismos internacionales como ONUSIDA y la Organización Mundial de la Salud (OMS), se utiliza de manera predominante la expresión “orientación sexual”, lo mismo ocurre con la Declaración de Noruega entregada al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas el 1 de diciembre de 2008 y con los Principios de Yogyakarta sobre la Aplicación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos a la Orientación Sexual y la Identidad de Género.[13]



En la República Mexicana, comúnmente se utiliza la denominación “preferencia sexual” sobre el término “orientación sexual” basándose en destacar el aspecto de conciencia y de libre decisión sobre el ejercicio de la sexualidad; en cambio en la Ciudad de México, en el Distrito Federal, la Ley Para Prevenir y Erradicar la Discriminación en el Distrito Federal en su artículo 4 en la fracción XIII, utiliza y define la orientación sexual como “la capacidad de una persona para sentirse atraída por las de su mismo sexo, por las del sexo opuesto o por ambas”.[14]



En el presente documento hemos considerado utilizar la expresión orientación o preferencia sexual, con el fin de dar cabida a los aspectos positivos de ambas; por lo que a continuación se muestran algunos ejemplos de los términos usados en la legislación vigente en la República Mexicana y en la Ciudad de México en el Distrito Federal: por ejemplo, hemos observado que en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos utiliza el término de preferencias en su artículo primero. En el mismo sentido detectamos que la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación en su artículo cuarto, utiliza el término de preferencia sexual. En cuanto a la Norma Oficial para prevenir y atender el VIH/SIDA usa dos términos: minorías sexuales (2002), y el de preferencias sexuales (modificación a la norma de 1993). En cambio la Ley Para Prevenir y Erradicar la Discriminación en el Distrito Federal en su artículo 5° utiliza el término de orientación sexual; en cuanto al Código Civil para el Distrito Federal en su artículo segundo utiliza el término de orientación sexual. Por su parte la Ley Para Prevenir y Erradicar la Discriminación en el Distrito Federal define la identidad de género como “la manifestación personal de pertenencia a un género determinado, a la aceptación o rechazo entre el sexo biológico y el género psicológico”[15].





[1] Guadarrama Zea Enrique Adar., tesis para obtener el grado de Licenciado en Derecho “Familia, matrimonio y sociedades de convivencia”, biblioteca UAM-Azcapotzalco (México, 2004)  p. 149.
[2] Pérez Contreras María de Montserrat, “Derechos de los homosexuales”, 2ª ed., UNAM/Instituto de Investigaciones Jurídicas/LVIII Legislatura Cámara de Diputados (Col. Nuestros Derechos) (México, 2001) p. 26.
[3] Castañeda Marina. “La nueva homosexualidad” , Editorial Paidós, 1ª edición (México, 2006) PP. 23-24.
[4] Public Affairs, American Psychological Association, 2004, “Respondiendo a sus preguntas sobre orientación sexual y homosexualismo”. ¿Qué es la orientación sexual?, en  http://www.apa.org/topics/sexuality/orientacion.aspx  consultado el 08/08/2011
[5] Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en colaboración con la Asociación Mundial de Sexología (WAS), Promoción de la salud sexual. Recomendaciones para la acción. Actas de una Reunión de Consulta convocada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Celebrada en Antigua, Guatemala, 19 al 22 de mayo de 2000.
[6] Public Affairs, American Psychological Association, 2004, Op. Cit.
[7] Ibídem.
[8] En la iniciativa de Ley Federal acerca de los derechos de las personas transgénero, se proponen los términos identidad sexo genérica y expresión sexo genérica, una adaptación extensiva del término “identidad de género” de uso internacional. El concepto sexo genérica es de origen antropológico. Parte VI Grupos de población, Diagnostico de derechos humanos del Distrito Federal, Ciudad de México, 2008, Comité Coordinador para la elaboración del Diagnóstico y Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal, p. 702, México.
[9] Tal y como lo establece con claridad la Declaración de los Derechos de Género, redactada por los asistentes a la Segunda Conferencia Internacional sobre Legislación de Transgénero y Política Empleo, celebrada en Houston, Texas. Estos preceptos fueron aprobados y adoptados el 28 de agosto de 1993, y entre ellos se encuentran el derecho de los individuos a reivindicar su identidad de género, el derecho a la libre expresión de la identidad y el papel de género, el derecho a determinar y modificar el propio cuerpo, el derecho a un servicio médico competente y profesional, por citar algunos. Parte VI Grupos de población, Diagnostico de derechos humanos del Distrito Federal, Ciudad de México, 2008, Comité Coordinador para la elaboración del Diagnóstico y Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal, p. 702, México.
[10] Ávila Selvas Rosalinda. en “Diagnóstico de derechos humanos para el Distrito Federal”. Parte VI. Grupos de población, el día 24 de agosto de 2009. Ciudad de México, 2008, Comité Coordinador para la elaboración del Diagnóstico y Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal,
[11]Marta Lamas. “Cuerpo: diferencia sexual y género”, editorial Taurus, tercera reimpresión 2008, primera edición 2002,  México, pp. 11-18.
[12]Diagnóstico de derechos humanos del Distrito Federal”, Ciudad de México, 2008, Comité Coordinador para la elaboración del Diagnóstico y Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal, p. 703, México.
[13] Ídem.
[14]Ley Para Prevenir y Erradicar la Discriminación en el Distrito Federal, en Agenda Civil del D.F. 2010, decima novena edición, enero de 2010, México.
[15] Diagnóstico de derechos humanos del Distrito Federal, Ciudad de México, 2008, Comité Coordinador para la elaboración del Diagnóstico y Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal, p. 704, México.