OMBUSGAY

OMBUSGAY

lunes, 23 de abril de 2012

MATRIMONIO UNIVERSAL EN OAXACA

Abren puerta al matrimonio universal en Oaxaca





  • Los sistemas democráticos cuentan con herramientas legales para reparar omisiones que hoy significan discriminación, señalan activistas

  • Estas acciones jurídicas, estrategia para abrir posibilidad del matrimonio universal en Oaxaca y en el resto del país por vía de interpretación judicial
    Redacción NotieSe
    México DF, abril 19 de 2012.
    Entre agosto de 2011 y enero de este año, tres parejas del mismo sexo -Emmanuel y Alejandro, Lizeth y Monserrat, y Karina y Gabriela-, se presentaron en el Registro Civil del Estado de Oaxaca con el propósito de unirse en matrimonio. Sin embargo, este derecho les fue negado porque el artículo 143 del Código Civil lo define como “un contrato civil celebrado entre un solo hombre y una sola mujer”.
    En respuesta, Alex Alí Méndez Díaz, del Frente Oaxaqueño por el Respeto y Reconocimiento de la Diversidad Sexual , mediante la tramitación de juicios de amparo, inició una batalla legal por el reconocimiento de este derecho a las parejas conformadas por personas del mismo sexo.
    El pasado 31 de enero, el amparo promovido por Emmanuel y Alejandro fue negado con el argumento de que, al concedérseles “se estaría violentando la relatividad de la sentencia de los juicios de amparo, ya que existe una norma de aplicación general”.
    Si bien se reconoció la omisión que significó la definición del matrimonio en términos considerados discriminatorios para la población lésbico, gay, bisexual, transgénero, queer, intersexual, también se esgrimió la idea de que el juicio de garantías no es el medio idóneo para reparar dichas omisiones.
    Los inconformes “con la visión de que es posible lograr la igualdad de oportunidades y de trato en el corto plazo”, interpusieron el recurso de revisión contra la sentencia referida, mismo que fue turnado a los Tribunales Colegiados en Materias Civil y Administrativa en el Estado.
    En torno al recurso promovido por Lizeth y Monserrat el pasado 9 de abril, el Juez Segundo de Distrito del Décimo Tercer Circuito con residencia en el Estado de Oaxaca, concedió el amparo para el efecto de que, en la solicitud de matrimonio presentada por esta pareja, no se aplicara de manera definitiva el referido artículo 143 del Código Civil estatal, mismo que añade como fines de la unión conyugal “perpetuar la especie y proporcionarse ayuda mutua en la vida”.
    Como reacción al amparo, la directora del Registro Civil de Oaxaca, Aidé Reyes Soto, dio a conocer a medios de comunicación que presentaría un recurso de revisión ante los Tribunales Colegiados de Circuito, en virtud de que en su opinión no aplicar el artículo 143 dejaría sin fundamento legal todo el acto del matrimonio.
    En la legislación oaxaqueña, son diversos los artículos que establecen los requisitos para contraer matrimonio, razón por la cual dejar sin efecto solamente el 143 no atentaría contra el acto completo del matrimonio, que subsistiría.
    En lo que se refiere al tercer amparo, promovido por Karina y Gabriela, se informó que se está a la espera de que el Juzgado Primero de Distrito del Décimo Tercer Circuito, con residencia en Oaxaca, dicte sentencia.
    El equipo de asesoría legal de las parejas apuntó que estas acciones jurídicas se enmarcan en una estrategia general para abrir la posibilidad del matrimonio universal en Oaxaca y en el resto del país por la vía de la interpretación judicial.
    Lo anterior, frente a acciones como la Acción de Inconstitucionalidad 2/2010 que siguió a la enmienda al Código Civil del Distrito Federal que posibilitó el matrimonio universal en dicha entidad o la reciente anulación de matrimonios entre personas del mismo sexo en Quintana Roo, donde la categoría jurídica de matrimonio no incluye la exclusión de las parejas del mismo sexo.
    “Es nuestra convicción que los sistemas democráticos cuentan con las herramientas legales para reparar omisiones en cuanto a situaciones que el legislador no pudo prever en el momento de la redacción de la disposición legal y que significan discriminación para colectivos históricamente discriminados el día de hoy”, subrayaron los expertos del Frente Oaxaqueño por el Respeto y Reconocimiento de la Diversidad Sexual y Ombudsgay.
    Agregaron que la naturalización de la discriminación implica invisibilizar personas y colectivos, y una de sus consecuencias es que las personas no heterosexuales se vuelven “irrelevantes” para la definición de los estándares legales protectores de derechos y libertades para el resto de la población.
    El matrimonio, recordaron, como institución que reconoce la unión sexoafectiva entre personas y establece mecanismos de protección y seguridad social, hasta hace muy poco tiempo fue visibilizado como un derecho del que nadie podía ser excluido sin violentar la cláusula antidiscriminatoria del artículo 1 constitucional.
    “La exigencia del derecho al matrimonio igualitario crea la oportunidad para que las personas decidan libremente si desean o no dar estatus jurídico a sus uniones sexoafectivas. Adicionalmente, acceder al reconocimiento jurídico a través de la figura del matrimonio coloca a las familias diversas en una posición de igualdad, tradicionalmente escatimada, e inicia un proceso pedagógico de reescritura de los códigos de inclusión y los rituales sociales que han colocado a estas familias en una situación de inseguridad y riesgo”.
    Los expertos llamaron a los tribunales competentes a resolver los asuntos referidos que les han sido turnados, de conformidad con la cláusula antidiscriminatoria contenida en el artículo 1 constitucional, los tratados internacionales en materia de derechos humanos y la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en lo que hace a los diversos tipos familia.
    Finalmente, invitaron a la sociedad civil organizada a dar seguimiento y permanecer atenta al desenlace de estas acciones a través de las redes sociales para construir una “sociedad más igualitaria y justa”.
    Twitter: @ombudsgay
    Facebook: ombudsgay