OMBUSGAY

OMBUSGAY

lunes, 21 de noviembre de 2011

Argentina: se realizó la Muestra "Iguales":

Cuerpo del mensaje

 http://ccsc.mrecic.gov.ar/realizada-la-muestra-iguales
Miércoles, Noviembre 2, 2011
El 27 de Octubre ,en el Salon de prensa de la Cancilleria se presento por primera vez en el Palacio San Martin la muestra "iguales" . Un repaso historico por la larga lucha por la igualdad y los Derechos Civiles en la Argentina.
La muestra fue una actividad de la Comision de Diversidad Sexual del Consejo Consultivo como antesala de las actividades semanales de la XX marcha del orgullo LGBTIQ (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travesti, Transexual, Transgenero, Intersex y Queers) realizada en Buenos Aires el 4 de Noviembre.
A continuacion las palabras de Cesar Ciglutti en representacion de la Comision que pusieron el marco de esta celebración.
Autoridades presentes
Activistas
Compañeros y compañeras.
Quiero ser breve, y limitarme a destacar la importancia y el potencial de trabajo que tiene para el activismo de nuestra comunidad este espacio de diversidad sexual del Consejo Consultivo de la Cancillería.
Y me gustaría hablar de esa importancia con un ejemplo: la historia de una conquista que se dio en este ámbito, que claramente expresa casi todo lo que busco decir:
En abril del año 2003, Brasil sorprendió al mundo proponiendo una resolución de inclusión de la Orientación Sexual en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, durante la 59ª sesión de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas celebrada en Ginebra. Se proponía por primera vez una resolución sobre "Derechos Humanos y Orientación Sexual " (E/CN.4/2003/L.92), que además, declaraba la diversidad sexual parte de los Derechos Humanos Universales, y como tales, objeto de tutela del Estado, tal como lo recoge la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
El documento instaba a todos los estados miembros y sus gobiernos a promover y proteger los derechos de todas las personas, incluyendo aquellos derechos vulnerados a causa de la orientación sexual, y proponía formalmente que las discriminaciones y violencias ejercidas contra las personas a causa de su orientación sexual sean consideradas atentados a los derechos humanos.
Nuestro país integraba ese año la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, pero el Jefe de la Misión Diplomática argentina ante la ONU aún no había sido reemplazado. El Secretario de Culto de la Cancillería continuaba siendo el titular de la Misión, que ostentaba una extensa lista de votos negativos en ese ámbito. También había resuelto adelantar a representantes del Vaticano ante ONU el voto negativo de Argentina a la propuesta brasileña.
Alertados por activistas de organizaciones europeas, la CHA hizo pública la posición de la Misión Diplomática, refrendada por el entonces Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Dr. Carlos Ruckauf. Inmediatamente se realizó una presentación escrita al canciller Ruckauf solicitando la aprobación del proyecto brasileño, o en su caso, la abstención. Pero el 25 de mayo de 2003 asumía en Argentina el nuevo presidente, Néstor Kirchner.
Coetáneamente, iniciamos una campaña en nuestro país convocando a los Organismos de Derechos Humanos: la APDH (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos), Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo y al CELS (Centro de estudios legales y sociales) a acompañar, con su adhesión, el documento presentado en la Cancillería.
Y a estas acciones se le sumaron las acciones internacionales, con la participación de ILGA (Asociación Internacional para Lesbianas, Gays y Trans) como coordinadora de la campaña internacional para revertir los votos de diferentes países.
ILGA, con apoyo de otras organizaciones internacionales, ayudaron a activistas argentinos a hacer escuchar su voz en Naciones Unidas. Viajaríamos entonces a Ginebra, Suiza, a la misma Sede ONU, para llevar adelante acciones concretas para intentar cambiar los votos.
La reacción conjunta con los Organismos de Derechos Humanos mostró su éxito: el nuevo gobierno argentino ordenó al jefe de la Misión Argentina ante la ONU abstenerse de votar la resolución brasileña en la Comisión de Derechos Humanos ese año.
Llegado el día de la votación de la propuesta en la ONU, el gobierno brasileño entendió que no contaba con la cantidad de votos necesarios para el éxito, y estratégicamente resolvió retirar la propuesta para volver a presentarla al año siguiente.
La batalla no estaba perdida para el revolucionario proyecto. Y en Argentina este encontraría, a partir de ese momento, un defensor incondicional. Este acto político de abstención, para estudiar detenidamente el tema, constituyó el primer gesto político del Poder Ejecutivo a la comunidad LGTTBIQ. Podemos decir que ese fue el día en que realmente asumió, para nosotros y nosotras, el presidente. Y se logro pasar el tema a la sesión del año 2004
Semanas después de retirada la propuesta, en el mes de noviembre del mismo año 2003, durante la 22ª Conferencia Mundial de ILGA, celebrada en Manila (Filipinas), se abordó el tema como prioritario, y se consensuó una estrategia de acción internacional, que consistiría en solicitar entrevistas a los cancilleres, país por país, para fundamentar el pedido de apoyo.
La campaña internacional de ILGA dio el puntapié inicial en Buenos Aires: El 18 de diciembre del mismo año 2003, pocas semanas después de la Votación en la ONU, el nuevo Ministro de Relaciones Exteriores, Dr. Rafael A. Bielsa, recibió al Secretario General de la ILGA junto a los activistas de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA). El gesto fue histórico. Y lo dicho, no menos: “Queremos revertir la forma en que Argentina ha venido votando en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU…” fueron las palabras con las que Bielsa inició el diálogo. Le entregamos un pedido escrito con antecedentes y documentación, solicitando oficialmente que nuestro país apoye y copatrocine la resolución que volvería a presentar Brasil el año próximo y que solicite, además, incorporar la identidad de género a la propuesta de declaración.
El Ministro Bielsa adelantó en esa reunión que si bien él estaba de acuerdo con el voto afirmativo para incorporar la no discriminación por orientación sexual e identidad de género, la decisión final, en este tema en particular que interesaba también a la Iglesia, la tomaría Kirchner.
Y así fue.
El 12 de marzo de 2004 el Canciller Rafael Bielsa, en Roma, informó personalmente al Jefe de la Iglesia Vaticana que Argentina apoyaría la resolución de ONU de no discriminar por orientación sexual e identidad de género. Inmediatamente después de la reunión, y aún en Roma, se comunicó telefónicamente con los representantes de la CHA y de la ILGA y pidió que hagamos pública dentro y fuera del país la disposición plena de apoyo del presidente argentino.
Tal fue el gesto histórico. Tal fue el compromiso que asumiría el Poder Ejecutivo de allí en más.
Y llegó el día de la votación en la Comisión en el año 2004. Por primera vez en la historia de Naciones Unidas hubo allí una numerosa delegación de personas LGTTBI de todas partes. Lohana Berkins, de ALITT, Mauro Cabral, Pedro Paradiso Sottile y yo, trabajando junto a otros activistas, con los que en muchos casos nos entendíamos a través de gestos y miradas. Cada uno entrevistándose con delegaciones diplomáticas en cuyo idioma podía expresarse cada uno más claramente. Todos buscando el SÍ a la emblemática propuesta brasileña.
La iniciativa había sumado para entonces muchos más votos, sin embargo, no se aseguraba el éxito y habría que conseguir otros. Nuevamente se retiraría la propuesta y se volvería al trabajo activista y a las campañas internacionales para dialogar con otros cancilleres, pero esta vez junto a la Cancillería.
A partir de ese momento, la Cancillería Argentina asumió, junto a Brasil, el liderazgo de la gestión por el voto positivo en la región, y gestionó encuentros entre cancilleres latinoamericanos y activistas LGTTBIQ de Argentina.
Las gestiones continuaron luego con igual perseverancia junto al nuevo Ministro de Relaciones Exteriores de la Nación, Héctor Timerman, y al Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas, Jorge Arguello. Y el compromiso conjunto se multiplicó: la Comisión de Diversidad Sexual del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil de la Cancillería Argentina, integrada en esta etapa por Cien por Ciento Diversidad y Derechos, ALITT, Lesmadres y la CHA, se sumaría, ni bien creada, al apoyo a la propuesta de resolución de ONU y a la defensa de los derechos de nuestra comunidad en el ámbito internacional.
Finalmente este año, el 17 de junio de 2011, nueve años después, se obtuvo el extraordinario logro: el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó la Resolución sobre las violaciones de derechos humanos por Orientación Sexual e Identidad de Género (L.9/Rev.1)

La resolución, presentada esta vez por Sudáfrica junto a Brasil, fue votada por 39 países. Argentina, por supuesto, la acompañó como co-patrocinante. Fue aprobada por 23 votos a favor, 19 en contra y 3 abstenciones.
Valga esta historia como inspiración de trabajo.
Quiero concluir este relato con una frase de Alejandro Modarelli, escritor, activista y casi un hermano para mí. Una frase que, al igual que esta historia, lo resume casi todo: “En el origen de nuestra lucha, está el deseo de todas la libertades”. Muchas gracias.
Contacto de la comisión
Mauricio Cesar Rojas email mauriciocesarrojas@gmail.com
Palacio San Martín - Arenales 761 - Piso 2 Casa 2. Teléfonos: 54 11-55558959 - 43108321, C1007ABR
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina