OMBUSGAY

OMBUSGAY

martes, 10 de mayo de 2011

Participa contingente LGBTI en Marcha por la Paz

Participa contingente LGBTI en Marcha por la Paz
Guillermo Montalvo Fuentes

Foto: Contingente LGBTI participante en la marcha
México DF, mayo 09 de 2011.
Con el establecimiento de un Pacto Nacional, que tiene por objetivo frenar la violencia que se vive en el país, concluyó la tarde de ayer en el Zócalo de esta ciudad, la Marcha por la Paz con Justicia y Dignidad, encabezada por el poeta Javier Sicilia, en la cual se contó con la participación de un contingente del colectivo lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI).
La manifestación silenciosa comenzó el pasado jueves en Cuernavaca, Morelos, y finalizó en el DF luego de un recorrido que partió de Ciudad Universitaria y que llegó al Centro Histórico capitalino.
Entre las miles de personas de la sociedad civil que participaron en la marcha estuvieron algunos integrantes del colectivo de la diversidad sexual que se sumaron a la causa propuesta por el poeta mexicano, cuyo uno de sus hijos fue asesinado hace unas semanas por bandas del crimen organizado.
Gilberto Ángeles Galicia, coordinador general de la XXXIII Marcha del Orgullo LGBTTTI de la Ciudad de México 2011, fue el encargado de organizar el contingente.
Realizar un acto de visibilización, apoyar a Javier Sicilia, además de exigir la aclaración y justicia de los crímenes de odio contra el activista gay Quetzalcóatl Leija y la mujer transexual Bárbara Lezama, asesinada en Puebla, fueron las consignas que, a través de mantas y banderas arcoiris, manifestaron los aproximadamente 30 integrantes del contingente.
De acuerdo con Galicia, la convocatoria se lanzó por redes sociales, y aunque sólo se contó con la asistencia de 30 personas, consideró que “todo salió muy bien, pues se logró uno de los objetivos que era la visibilización”.
Señaló que por parte de la sociedad en general el contingente fue bien recibido, ya que, dijo, los trataron de manera respetuosa y solidaria con la causa lésbico-gay.
Manuel Amador, presidente del Foro de Hombres Gay, aseguró que el objetivo de esta movilización era poner un freno a la “guerra estúpida de este gobierno, pues independientemente de que pertenezcamos a esta comunidad, debemos pronunciarnos y dar una postura de acompañamiento. No podemos ser cómplices de una situación que nos afecta a todos”.
Por su parte, la activista por los derechos de las mujeres transexuales, Gloria Hazel Davenport, mencionó que la principal demanda que hizo ayer durante su participación en la marcha fue la de exigir que los asesinatos de mujeres trans también sean tipificados como feminicidios.
La también periodista subrayó la importancia de que el colectivo LGBTTTI participara en este acto, pues advirtió que “un secuestro, una bala perdida o una tortura destroza el cuerpo y la vida de una persona sin importar quien sea su compañero de cama”.
Sin embargo, calificó de “estúpido” el hecho de que en la manifestación sólo se contará con la participación de 10 mujeres transexuales, cuando por el contrario, “si vas a las discotecas Histeria o Spartacus un fin de semana encontrarás ambos lugares repletos de personas trans. Siento que ya es hora de dejar de ser esa figura caricaturesca travestida para comenzar a ser mujeres transexuales de verdad”.
Para el periodista Alejandro Brito, director del Suplemento Letra S editado el primer jueves de cada mes en el periódico La Jornada, “ya es hora de salir como colectivo de nuestro aislamiento y narcisismo político”. Consideró importante la participación en este tipo de actividades sin importar credos, tendencias políticas, orientaciones o preferencias sexuales, o diferencias de género.
“El colectivo LGBT tenía muchas razones para participar en la Marcha por la Paz con Justicia y Dignidad, porque ha sido uno de los más agraviados por las constantes agresiones y violencia que sufre tanto por la homofobia institucionalizada como por la homofobia social”.
Sobre la importancia del Pacto Nacional establecido, Brito señaló que aquella radica en que “nos cohesiona como sociedad, y más allá del dolor, la indignación y el coraje; nos proporciona un plan materializado en el que todos los actores sociales tenemos que participar”.
Esclarecer y resolver asesinatos, desapariciones y secuestros, dotar a la lucha contra el narcotráfico de un enfoque de seguridad ciudadana, así como combatir la corrupción y la impunidad, son algunas de las exigencias que conforman este Pacto Nacional.