OMBUSGAY

OMBUSGAY

jueves, 3 de junio de 2010

SOBRE EL ESTADO PLURAL

ESTADO PLURAL, PLURALIDAD DE CULTURAS, DE LUIS VILLORO
ENRIQUE ADAR GUADARRAMA ZEA


Después de la lectura he considerado que un funcionario no puede imponer su concepción o sus criterios religiosos o posturas en las políticas del estado, que la constitución de un estado si puede ser el centro de convergencia de normas, reglas prácticas que afectan los derechos humanos y lo multicultural, sin embargo es necesario a mi entender la sana separación entre la Iglesia y el estado, pero al mismo tiempo respetar la libertad religiosa, ya que de esta forma se reconoce la pluralidad de opiniones, y al mismo tiempo se respeta el derecho a la igualdad y la no discriminación, no tiene que establecerse una lucha entre los derechos individuales y los derechos colectivos en un estado de derecho.
La pluralidad es una forma de percibir signos precursores de lo que podría ser una nueva forma o formas de pensar, de cambios, de inclusión. El cambio afecta, entre otros campos, la organización de las sociedades humanas. En la que el estado nación empieza a ser considerado insuficiente ante la diversidad de naciones que convergen o conviven en un mismo territorio
Por lo que el nacionalismo está en crisis en algunos casos nos han llevado a el genocidio hoy existe el reconocimiento de la pluralidad de pueblos, de regiones y de etnias, de pensamiento, de manifestaciones culturales, sexuales, religiosas donde la unicidad esta puesta en duda.
Villoro nos menciona en el prologo que que el siglo que termina ha visto la lenta descomposición del pensamiento moderno. Incluso ha dejado percibir signos precursores de lo que podría ser una nueva forma de pensar. El cambio afecta, entre otros campos, la organización de las sociedades humanas. Dos ideas forman parte de la modernidad; ambas derivan del concepto de una razón universal y única, igual en todos los hombres y en toda época.
Señala que el Estado-nación es la primera. El Estado-nación es una construcción racional; el mundo entero es, para el pensamiento moderno, un escenario donde se enfrentan Estados soberanos. El progreso hacia una cultura racional es la segunda idea. Porque sólo hay una cultura conforme a la razón: la occidental, de raíces griegas y cristianas; las demás tienen valor como estadios en evolución hacia esa cultura superior. Así como la Revelación es una, así también la razón sólo puede dar lugar a una forma de civilización. Si algo han anunciado nuestros días es el fin de esas dos ideas. Los nacionalismos llevaron el mundo al borde de la destrucción; el secuestro de la razón en una cultura, el genocidio y la esclavitud. Es necesaria una nueva visión. En lugar de ver el mundo como una palestra de lucha entre Estados, verlo como una unidad de pueblos, de regiones, de etnias. En vez de subordinar la multiplicidad de culturas a una sola manifestación de la razón, comprender la razón como resultado de una pluralidad inagotable de culturas. Los ensayos reunidos en este volumen intentan capturar un aspecto de esa doble visión."

No hay comentarios: