OMBUSGAY

OMBUSGAY

jueves, 3 de junio de 2010

LOS DERECHOS HUMANOS COMO HERRAMIENTA PARA COMBATIR LA DISCRIMINACION

LOS DERECHOS HUMANOS COMO HERRAMIENTA PARA COMBATIR LA DISCRIMINACIÓN POR VIVIR CON VIH O SIDA.
Considero que la ley juega un papel importante en respuesta a la discriminación en contra de las personas con vih, así mismo es de resaltar que las personas que viven actualmente y las que en un futuro estarán afectadas por el vih o el sida, se encuentran ya en una posición social y económicamente desventajosa, sobre todo en los países en vías de desarrollo. en este sentido la ley es importante pues puede llegar a garantizar los derechos humanos o por el contrario puede servir para restringirlos. Creo que la ley debe ser un marco de protección de los derechos humanos y de apoyo a las personas afectadas por la epidemia, así como servir de instrumento para lograr cambios de comportamiento, pero debemos informar a la población en general y comprometernos con la defensa y promoción de los derechos humanos.
Las políticas públicas y las leyes que reducen el estigma asociado al vih y que combaten la discriminación, aumentan la autoestima de las personas con vih o en riesgo de infección, y crean un ambiente confianza mutua, de apoyo y colaboración, que sirven para fortalecer los cambios de comportamiento, dentro de las políticas públicas que se implementen y en la elaboración de leyes más amigables deben participar las personas afectadas pues son agentes poderosos para provocar estos cambios de conducta, pues son ellos quienes han experimentado en carne viva todas estas experiencias
En cuanto a las violaciones a los derechos humanos que se han presentado desde el inicio de la epidemia tenemos:
Discriminación y estigmatización por genero, por medio de subsistencia(trabajo sexual), por orientación sexual o identidad sexogénerica, aislamiento, las absurdas detenciones policiacas, reclusión, el hacinamiento en espacios pequeños y sucios, no informar a la familia y amigos sobre su paradero, realización de exámenes de detección de vih obligatorias y sin el consentimiento informado de la persona, no informar del resultado a la persona afectada o la divulgación del mismo lo cual viola la confidencialidad y la privacidad, abandono de personas o expulsión familiar, violencia intrafamiliar, negación del contrato de arrendamiento por vih, incendio de viviendas, golpes y homicidios por vivir con vih, la discriminación también ha orillado a personas al suicidio, por los sentimientos de rechazo y abandono familiar, recisión del contrato laboral sin causa justificada o del derecho al trabajo, negación del derecho a la educación o expulsión de centros educativos, la negación de los servicios de salud como la atención médica especializada e integral en hospitales públicos y privados, así como de medicamentos disponibles o abasto oportuno de los mismos, malos tratos, negación del servicio de urgencias y de ambulancia, cirugías, negación de asistencia a la pareja, mala praxis o yatrogenia, transmisión del vih por sangre contaminada, violencia institucional, la exclusión y la autoexclusión, la utilización de lenguaje inadecuado como sidoso, cáncer rosa, grupos de riesgo o prácticas de riesgo (versus contextos sociales de riesgo), negación de una muerte digna, negación de los servicios funerarios, recisión de contratos de seguro de vida o negación de los mismos, negación del derecho al matrimonio por vivir con vih, negación del derecho al libre transito.
Aun cuando hemos avanzado en la limitación de muchas de estas prácticas discriminatorias basadas en la ignorancia y el desconocimiento en la forma de transmisión del vih, no debemos olvidar que este virus no discrimina, también sabemos que la discriminación es un problema profundo y persistente que continua siendo una realidad para muchos seres humanos en el resto del país o de otros lugares del mundo, por lo que consideramos que las políticas de salud pública y las educativas en torno al vih deben tener una perspectiva de respeto, defensa y promoción de los derechos humanos, debemos poner énfasis en que las desigualdades de género, raza y riqueza están incidiendo en la transmisión del vih con un aumento constante de la tasa de infección entre mujeres , mas aun entre mujeres pobres, indígenas y migrantes, así como en niños y jóvenes, personas en situación de cárcel, trabajadoras y trabajadores sexuales, pues son personas vulnerabilizadas por que carecen de los medios para protegerse del vih, por la dependencia económica, el machismo, el aislamiento geográfico, la inadecuada atención y educación en salud, sexualidad y derechos humanos, la pobreza y los valores culturales que exponen a miembros de la comunidad al vih. En cuanto a los medios de comunicación en ocasiones han sido creadores y reproductores de discriminación
En el mismo sentido los usuarios de drogas inyectables, los disidentes sexuales y las trabajadoras o trabajadores sexuales, para quienes la discriminación y la estigmatización ya eran problemas comunes mucho antes del vih, pues eran blanco de leyes punitivas, por lo cual se han implementado poco a poco programas o se han modificado o creado leyes con la finalidad de que puedan gozar de los mismos derechos que las demás personas y dejen de ser ciudadanos de segunda clase.
Como ha ido cambiando la situación: seguramente porque las personas afectadas por la epidemia se convirtieron en los principales defensores de sus derechos, fueron la línea de fractura en la década de los 80,s y porque la sociedad poco a poco ha ido valorando y apoyando a sus seres queridos en respuesta a la epidemia, las movilizaciones de personas sensibilizadas que han contribuido en la construcción de sistemas jurídicos respetuosos de los derechos humanos de las personas con vih, se han creado leyes que protegen los derechos humanos y combaten la discriminación, por ejemplo respetando el acceso a la vivienda, acceso a la salud y medicamentos, la educación e información, reconocimiento de parejas del mismo sexo, atención a la comunidad t, se protege la confidencialidad y la privacidad, se han creado clínicas especializadas de atención, se lucha para el acceso universal de medicamentos, pero nos falta garantizar la seguridad social universal.
Sin embargo también es oportuno reconocer que el alcance de la ley es limitado, considero que la educación y la difusión de la información científica sobre el tema es una herramienta más efectiva, nos falta garantizar la extensión de la protección social en salud, la universalidad, la disminución de las desigualdades en la cobertura, acceso y utilización de los servicios, así como dar respuesta a la discriminación por identidad y expresión de género como otro factor que obstaculiza el acceso a la salud.
para concluir creemos fervientemente que la defensa y promoción de los derechos humanos universales es un tema importante en respuesta al vih y en cualquier área de la salud, pues por un lado establecen límites para evitar el abuso por parte de las autoridades y además puede exigirse el resarcimiento del daño, se protege la integridad y dignidad de las personas y en el caso del vih y el sida, han contribuido a reducir el estigma y la discriminación, contribuyendo a acabar con el silencio y a hacer visible la problemática de esta epidemia y el daño que provoca no solo a la dignidad de las personas, sino en la salud y la vida de los seres humanos, el camino no termina, vendrán nuevos retos, pero los derechos humanos deben ser un instrumento para que todos gocemos de una sociedad más justa igualitaria y democrática. ¿Ustedes que piensan?
POR ENRIQUE ADAR GUADARRAMA ZEA