OMBUSGAY

OMBUSGAY

miércoles, 4 de julio de 2007

DERECHOS HUMANOS, UNA VISIÓN DE LAS PERSONAS QUE VIVIMOS CON VIH O SIDA EN MÉXICO


Por:Enrique Adar
Diversum México A.C.

La violación de los derechos humanos y la discriminación de las personas que viven con VIH o SIDA siguen siendo, desafortunadamente, muy común en nuestro país y en el mundo entero. El VIH/SIDA además de constituir un serio problema de salud pública, es también un problema de derechos humanos. Esto es así debido a que desde el inicio de la pandemia, una serie de prejuicios e ideas falsas contribuyeron a la violación de los derechos humanos, sobre todo en lo referente al acceso a la salud de los que viven con VIH, que además el SIDA es simultáneamente causa y efecto de la pobreza.
En México las personas que vivimos con VIH enfrentamos diversas formas de discriminación, desde la utilización de lenguaje o chistes ofensivos y discriminatorios hasta las formas de exclusión o restricción de derechos como la negación de servicios de salud o la negativa de acceso a medicamentos o el desabasto constante, restricción de la libertad de transito la negación de un servicio funerario digno, negación del matrimonio, además de los prejuicios, la discriminación y el enjuiciamiento moral; aun cuando el derecho a la igualdad y la no-discriminación es un derecho humano garantizado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en los tratados y acuerdos internacionales ratificados por México y en diversas legislaciones secundarias federales y locales, así como en los criterios de la Norma Oficial Mexicana para la Prevención y Control de la Infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana
Observamos con alarma que nos enfrentamos con una catástrofe humana sin precedentes y que, transcurrido mas de un cuarto de siglo desde el inicio de la pandemia, el SIDA ha inflingido inmensos sufrimientos a países y comunidades de todo el mundo; aproximadamente 65 millones de personas han sido infectados por VIH, más de 25 millones de personas han muerto por SIDA, 15 millones de niños han quedado huérfanos como consecuencia del SIDA y varios millones más han sido empujados hacia situaciones de vulnerabilidad, más de 40 millones de personas viven actualmente con VIH, de las que el 95 % se encuentran en países en desarrollo. Estamos verdaderamente preocupados, por la expansión global y la feminización de la pandemia por las desigualdades de género y todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas.
Expresamos nuestra preocupación por el hecho de que siguen aumentando los casos de VIH en niños y jóvenes menores de 25 años, y que a su ves los jóvenes carezcan del derecho a informarse y adquirir conocimientos en relación con el VIH/SIDA, pues no existen campañas especificas para jóvenes. También consideramos que es una violación del acceso a la salud en los niños por la falta de medicamentos infantiles en muchos países. En muchas regiones del mundo y México no existen campañas para las poblaciones indígenas.
Nosotros, representantes de algunas asociaciones civiles con trabajo en SIDA, pero también todos los aquí presentes, los medios de comunicación y el gobierno, las instituciones médicas, científicas, educativas, el sector privado, incluidas las empresas farmacéuticas, los sindicatos, las organizaciones religiosas, tenemos el compromiso de defender los derechos de las personas, fomentar la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer; promover y proteger los derechos de las niñas y niños, fortalecer los sistemas de atención de la salud y promover una mayor participación de las personas que viven con VIH. Reafirmamos que la plena realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales para todos es un elemento importantísimo de la respuesta mundial a la pandemia del VIH/SIDA, sobre todo en las esferas de prevención, tratamiento, atención y apoyo y reconocemos que hacerle frente al estigma y la discriminación también es un elemento fundamental en la lucha contra la epidemia mundial del VIH/SIDA.

Sobre Enrique Adar
Enrique Adar..- Lic. En Derecho por la UAM-Azcapotzalco, Presidente del Grupo DIVERSUM MÉXICO